vendredi 3 février 2017

Sala de espera



Mundo terrenal. Un bello mueble carcomido por la chusma que domina incluso los últimos obstáculos democráticos que subsisten, a dos segundos históricos antes de que sean suprimidos. Esta “chusma” de la elitocracia totalitaria mundialista no se ha atrevido, ni ha mostrado aún todo de lo que es capaz. Mientras, servirá en bandeja a los supuestos electores, su última (?) sopa de sanguijuelas, regurgitación que sale de las entrañas del sistema ya de por si suficientemente híbrico. Esta sopa política de sanguijuelas fue inteligentemente servida en Grecia durante las últimas elecciones, antes de la llegada de la Troika (2009), bajo el nombre de Yórgos Papandréou. En Francia, en 2017, esa misma pitanza se llama (en primer lugar) Emmanuel Macron. En España, sería la penitencia, hasta el final, con Mariano Rajoy y, como dicen los italianos, “sordidezza”.

Propaganda europeísta. Sala de espera de una consulta médica, Atenas, enero 2017

Estas dos últimas semanas, en Grecia, la incertidumbre castiga, junto con la gripe y todas esas escenografías recompuestas del GREXIT, con la anunciada vuelta al dracma. Las supuestas negociaciones con la Troika, por lo visto están congeladas. Los cínicos hibridócratas del “gobierno” SYRIZA/ANEL no saben ya qué hacer para perdurase en el poder... ahora que el cuarto memorándum y la muerte, se perfilan claramente en el horizonte del naufragio.

El ministrillo (Finanzas) Tsakalotos se muestra irritado, sin tapujos, incluso contra su propio partido (sesión del “Parlamento” del 01/02/2017). Es muy posible que abandone el arca de la nausea antes del memorándum 4. En realidad, da igual. Todo parece que está a la espera del FMI. “Mantener o no el Programa Griego”. “Programa griego”, como cuando en el pasado se hablaba de la “solución final”, guardando las distancias, obviamente. “Programa griego” según la neolengua que los periodistas “autorizados” beben y regurgitan junto con la primera leche que mamaron.

En una sala de espera de una consulta médica... muy frecuentada en estos tiempos, gripe obliga, un televisor encendido con el volumen muy bajito. Anuncian por enésima vez la propaganda europeísta bajo forma de pseudo-documental sobre “las instituciones democráticas de la UE”. La película, por supuesto, está producida y financiada por los mismos “nazis azules” de Bruselas y de Estrasburgo. Los pacientes, enfermos de la gripe estacional, miran la emisión televisiva bajo un ojo irónico.

Revista. Consulta médica, Atenas, enero 2017

Fachada de Atenas. Tiempos de crisis 2010-2017

“El techo... ha sido alcanzado”. Consulta médica, Atenas, enero 2017

En la televisión ahora llegan las noticias. La presentadora-periodista con un look impuesto de bimba-prostituta (lo cual tampoco es una casualidad), con un tono muy dramático, muestra, acompañando de imágenes, las “primeras meteduras de pata de la administración Trump, así como la movilización de los demócratas en Estados Unidos y en otras partes del mundo contra el nuevo Presidente US”. La sala de espera se despierta, un joven suelta: “¡ Cabrones, dejarle que haga lo que ha dicho que iba a hacer. Bufones manifestantes financiados por Soros !”. La sala aprueba, fiebre o no fiebre.

A continuación, en la caja tonta, como es habitual (desde 2010), aporreamiento periodístico (y ametrallamiento psicológico que busca, en primer lugar, socavar la resistencia de los ciudadanos), difundiendo en cascada las nuevas medidas de ejecución sumaria (“austeridad” según la neolengua): tasas, impuestos, obligatoriedad de realizar los pagos con tarjeta de crédito (ver al respecto mi intervención en el sitio web “Insolentiae” aquí) ), reducción del número de medicamentos y de cuidados médicos abonados por la Seguridad Social, “por que sino, el Programa Griego no podrá ser implementado y nuestros acreedores nos cortarán la liquidez que requerimos para poder pagar los siguientes pagos de la deuda”. Los guionistas del telediario han encadenado con un reportaje sobre la conmemoración en Atenas del Holocausto y de sus 6 millones de víctimas. “¡Vaya por donde, una vez más, los alemanes han quemado a los israelís, así como algunos más y, ahora nos queman aquí con la economía y el euro”. ¡ Europa... inmensa sala de espera !

Los pueblos... incluso con gripe, no carecen de memoria. En la sala de espera de un médico griego, los psicótropos periodísticos no han surtido efecto. Lo mismo que las argumentaciones de las revistas del revistero de la sala de espera, por ejemplo, el artículo que habla de la “Good Life”. Sobre la mesa de sala de espera una simple hoja, formato A4, colocada de manera que pueda ser fácilmente detectada, informa a los pacientes que “el techo en cuanto al número de pacientes que la Seguridad Social abona ya ha sido alcanzado. Toda consulta más allá de ese techo será cobrada (y no pagada).”.

Calle de la Teoría, Atenas, enero 2017

La vida de los Durrell en Corfú. Serie de televisión. Atenas, enero 2017

La... NASA griega bajo SYRIZA. Diario “Kathimereni”, enero 2017

Descifrando: en Grecia, (desde el memorándum II/III) un médico que trabaja en el sistema sanitario público sólo puede recibir un cierto número de “pacientes cubiertos por la Seguridad Social” (en la práctica, 3 a 5 por día). Más allá de ese número, el resto de los pacientes, los que tienen cita pero que ya están fuera “del techo admitido por las autoridades”, aunque estén “asegurados” y coticen, deben pagar la consulta y no les será devuelta. Su situación sale, excede el marco de la Seguridad Social por motivos de cupo, solo les queda pagar y sino... no ser atendidos por un médico.

Y en cuanto a los demás (por cierto, más de 3 millones de griegos), los que no tienen un seguro, lo mismo ¡se salva el que paga! Al abrirse la puerta de la consulta, una paciente sale con una expresión confusa, los que esperábamos nuestro turno, pensamos que se debía a la gripe, la gripe de verdad, que todos padecíamos, pero, en realidad, el médico le había anunciado (nos lo contó): “Señora, el sistema informático indica que a partir del mes de marzo la Seguridad Social no se hará más cargo de usted”. “¿Qué es lo que hago, estoy en el paro Doctor... ¿habría alguna forma de que me sigan atendiendo?” “Lo siento mucho Señora ¡Sólo Dios lo sabe!”

Nueva pobreza, Atenas, años 2010-2017

En la sala de espera nadie comenta nada. En Grecia, no hay nada que comentar en casos así... casos globales y sin ninguna relación con la teoría. Ya en la calle, en las aceras, vemos panfletos de propaganda del Partido Amanecer Dorado y del neonazismo gripal comprobado: “Independencia Nacional”. Aspiración de todo un pueblo, expresada mayoritariamente durante el referéndum de 2015 con un “NO” del 62% pasado bajo la traición programada de los Syrizistas.

En estos momentos, Amanecer Dorado espera capitalizar las consecuencias. Las encuestas lo colocan de manera duradera en el tercer puesto (¡5,6%!) En cuanto a las intenciones de voto a SYRIZA, 15% y 25% a Nueva Democracia, lo que dice mucho de la putrefacción del sistema político griego.

Panfleto de Amanecer Dorado. Atenas, enero de 2017

El “Parlamento”... como si fuera una isla. Prensa griega, tiempo de crisis (2010-2017)

“Urna”. Atenas, tiempo de crisis, 2010-2017

Pero, bajo la Acrópolis, el sendero de la Teoría en honor a nuestros filósofos, parece que sigue practicable, sólo que nuestras prácticas se dividen en capas. Los pacientes griegos del asilo, en el que uno termina por morirse, esta vez económicamente, son conscientes de ello. Pero, resulta que los políticos y los que viven de los mass-mierda prosiguen en su órbita... casta humana más y más presente.

En una de las revistas de la sala de espera, el reportaje dedicado a la serie televisiva inspirada en la vida de los Durrelll en Corfú, el Lawrence Durrell “enamorado incondicional de Grecia”, olvida hablar del papel de Durrell en los servicios secretos británicos, al servicio de la represión colonial en Chipre en los años 1950. Todo esto lo contó y argumentó en su “Diario Personal” su ex-amigo, el gran poeta Yórgos Seféris (primera edición en griego en 1986).



La sala de espera, al igual que toda Grecia, se ha partido de la risa con el anuncio del Gobierno de la constitución de la “Agencia Espacial Griega”. La “NASA griega”: “¡la montan para que SYRIZA, cuando salga del Parlamento, tenga un lugar al que ir!”, es el comentario que se escucha cuando los oyentes de la radio opinan en las ondas. Por lo menos, el sentido del humor se mantiene. Señal de que seguimos viviendo.

Dimítris Christoúlas en la mañana del 4 de abril 2012. Atenas, Plaza de la Constitución

Monumento al Soldado desconocido. Atenas, Plaza de la Constitución

Al... Ciudadano Desconocido. En el árbol de Dimitri. Atenas, Plaza de la Constitución, 2014

La sopa de sanguijuelas políticas sigue ahí, preparada para ser servida. Tras la serie de suicidios políticos entre 2012 y 2014, entre los cuales, el del jubilado-farmacéutico Dimítris Christoúlas en la Plaza de la Constitución en 2012, símbolo de todos ellos, lo cierto es que el calendario de la Resistencia fue inteligentemente “electoralizado”. Una vez tragada la primera sanguijuela, Papandréou, los Griegos, pasmados, llenaron las calles y las plazas con manifestaciones muy activas en contra de la Ocupación germano-troikana. Y el sistema supo, por su lado, como transformar las expectativas y, sobre todo, organizar el siguiente capítulo lógico, el de SYRIZA, en un corredor de la muerte, con la complicidad activa de los principales interesados, el resto de los partidos, incluso los de la oposición.

Este corredor de la muerte en el que aún seguimos, ha causado en Grecia la muerte de la Izquierda (de toda la izquierda), así como el descrédito definitivo del sistema político, e incluso de la Democracia hemorrágica en todos sus niveles. Mundo terrenal, bello mueble carcomido por la chusma.

Manifestantes e indignados. Atenas 2011

Alexis Tsipras, cuya esposa Peristéra por lo visto ha encontrado un puesto en la Universidad, no sin la pertinente ayuda y, su amigo cercano, el rebelde-bohemio sin profesión conocida, Karanikas, será su ayudante contratado, con un estilo inimitable, sin duda. Esto en cuanto a la parodia, desafortunadamente, pagándola. Continuando en el registro de la parodia, las lamentables decenas de individuos que salen de los escombros de las organizaciones juveniles de SYRIZA y que se manifestaron frente a la Embajada de Estados Unidos en contra de Donald Trump.

En Grecia, todo hay que decirlo, los partidarios más fervientes de los mundializadores no encuentran ya muchos simpatizantes para manifestarse, exceptuando los de las ONG y demás estructuras esponsorizadas (abiertamente o no) por el financiero Soros. Los organizadores llegaron incluso a movilizar a los inmigrantes de los campamentos de Ática. Seguimos en y con la parodia.

Karanikas, amigo y consejero de Alexis Tsipras. Prensa griega, enero 2017

Juventudes de SYRIZA frente a la Embajada de Estados Unidos. Atenas, enero 2017, prensa griega

Atenas bajo... el europeísmo. Tiempos presentes

El invierno acabará por suavizarse y la gripe se terminará. En el mar Egeo, la aviación y la marina de Turquía multiplican las violaciones del espacio marítimo y aéreo griegos. Hace unos pocos días, una corbeta, en la que iba la nata de la nata del Estado Mayor de las fuerzas armadas del país de Erdogan, dio la vuelta al islote Imia, islote que la élite turca reivindica (al igual que la mitad de los Balcanes, de Siria y de Irak... y del Caúcaso). Las fuerzas armadas griegas también están en estado de alerta pero paralizadas por el RCO (Régimen de Crisis Obligatoria). Los Griegos observan la situación y calibran (si pueden) el peligro que ello conlleva.

La elitocracia totalitaria mundialista no se ha atrevido, ni ha mostrado aún todo de lo que es capaz, salvo que ambiciona, sin lugar a dudas, la ejecución de muerte, pura y simple, de los países, los Estados, las Naciones, las Soberanías y las Democracias. En estos tiempos de gripe y de sanguijuelas políticas, la verdadera fractura no tendrá lugar entre nuestras derechas e izquierdas, sino, incluso, calculado (?) el riesgo de explosión (o implosión), de todos los sistemas políticos. Como dirían nuestros amigos italianos, “sordidezza”. El caso es que ya estamos en ello.

Recuperándose lentamente de su gripe, gripe de verdad, Greek Crisis retoma la escritura de los artículos de la mejor manera que puede, escritura que, por cierto, está estrechamente vigilada. ¡Que llegue pronto la primavera!

Traducido por: JM Alegria

Greek Crisis cuya escritura está estrechamente vigilada. Atenas, febrero 2017




* Foto de portada: Atenas, tiempo de crisis, 2010-2017

Aucun commentaire

Enregistrer un commentaire

L'équipe de "greek crisis" respecte toutes les opinions, mais se
réserve le droit de ne pas publier des commentaires offensifs...