vendredi 6 janvier 2017

Tiempos de los Cíclopes



Año nuevo, 6 de enero, Teofanía. El país se viste progresivamente con la nueva ola de frío y de nieve que llega a continuación de la que hubo en los días de Navidad. He ido a la gasolinera del barrio a comprar la bombona de butano para la estufa. “El aumento de precios, con la llegada del año nuevo, por el momento, no se le aplica Señor, y en cualquier caso, no con estas bombonas de butano que son de antes. Que tenga usted felicidad y mis mejores deseos en la fiesta de las Luces... todos esperamos que lleguen a nuestro país”. Las “Luces”, es decir el sinónimo de la Teofanía. En el barrio, las iglesias están repletas, mi amigo Mihális y mi primo Kóstas han acudido y esto es nuevo. ¡“Luces”!

Teofanía. Atenas, 6 de enero de 2017

Celebración de la Teofanía y, sobre todo, su tradicional ceremonia de la bendición del agua que hace mella en los espíritus, y que tiene lugar todos los años, en todas las iglesias griegas; el equivalente ortodoxo de la fiesta de la Epifanía de la Iglesia católica. Los Griegos (al igual que los Rusos) se bañan en agua, incluso helada, preferentemente en un puerto marítimo o cerca de un embarcadero. Hombres, y en menor cantidad mujeres, se tiran al agua para coger la cruz que el sacerdote lanza unos instantes antes.

En la versión 2017, de las proezas marítimas ortodoxas, como en el caso de la isla de Sikinos en la Cícladas , los medios de comunicación del país, ya hundido, cuentan que cerca de la ciudad de Patras estalló una pelea de verdad entre dos nadadores y, sin embargo, fieles, en cuanto a la primacía disputada del gesto cristiano, la cruz. También es verdad que arrebatar la cruz está considerado como signo de buena suerte para todo el año para quien la arrebata.

Teofanía. Atenas, el 6 de enero

Alexis Tsipras, también ha acudido a esta ceremonia, en Grecia es una costumbre protocolaria, y lo ha hecho en la ciudad de Alejandrópolis en Tracia, ciudad situada cerca de la frontera con Turquía. La víspera, fue abucheado por los parados y los estibadores del puerto de Tesalónica, pero en Alejandrópolis quiso creer que recuperaba su “crédito” regalando otra cruz a la persona que acababa de recuperar la cruz del agua (prensa del 6 de enero de 2017) . ¡Muy original! Tiempos que pretenden ser de “Luces”... y, en realidad, tiempos de Cíclopes.

Hace unos días, el primero entre los Tsiprosaurios, se dejó ver en un teatro de Atenas, y el público le abucheó al grito de: “¡Fuera, fuera!”. El realizador de la obra tuvo que salir al escenario para calmar a la gente y poder dar comienzo al espectáculo. Dos días después, Alexis Tsipras, como nuevo, tras su propio espectáculo, reiteró su hazaña teatral, fotografiándose sonriente junto a los actores de la obra. Reyezuelo con sonrisa acósmica.

Sonrisa acósmica porque es una sonrisa sucia y que irrita los ojos del país real, lamentable puesta en escena mediática del cadáver político más reciente de la metademocracia ateniense. A los ojos de los griegos, Alexis Tsipras, constituye el mayor e incontestable ensuciador de lo que, a su vez, constituye la grandeza y la nobleza de las luchas populares, así como del espíritu de libertad y de dignidad en este país. Tiempos que afligen y, sin embargo, tiempos que acaban, según el presentimiento que predomina en Grecia. Además, todavía estamos en invierno.

Patras, pelea de las de verdad entre nadadores. Prensa griega, 6 de enero

Alexis Tsipras en el teatro... risa acósmica. Atenas, enero 2017 (prensa griega)

Nuestros sintecho... tienen las vistas despejadas. Atenas-Sur, enero 2017

El país se va vistiendo poco a poco con su nueva ola de frío y de nieve, continuación de la que tuvo lugar en Navidades, nada más previsible, por otro lado. Sin embargo, los medios de comunicación lo cuentan como una “ofensiva mortal del invierno, un fenómeno extraordinariamente inusual y peligroso” ; ¡pobre gente! Propaganda burda, cuestión de formatear las conciencias a la perenne amenaza, a su miedo, cueste lo que cueste, a la urgencia y a la inseguridad. Generaciones inmovilizadas bajo la amenaza de la amenaza. ¡Bonito mundo!

A veces, nuestros sintecho disfrutan, por lo menos, de la mejor de las vistas desde su mirador al vacío, en cualquier caso, mirador. Acabamos de visitarlos, la primera visita del año. Fue durante la escampada (a pesar de las catastrofistas advertencias de los servicios meteorológicos) en esta primera semana de 2017. Las temperaturas habían subido bastante en Atenas-Sur, sobre todo al borde del mar, y algunos temerarios (con techo) se han bañado. Nuestros dos mundos, los de los extremos, se juntan así en este lugar fuera de serie, sólo a favor de cierto heliotropismo entre clases, ante la rápida desaparición de la inmensa mayoría de la ex-clase media.

Nuestros sintecho... excepcionales, han ocupado estos hoteles y restaurantes abandonados, construcciones a menudo dudosas, desatendidas desde el final de la otra dictadura, la de los Coroneles (1967-1974). Edificios ocupados con unas vistas magníficas, a falta de la abertura política y social, ante la abertura natural; sobre fondo, ontológico. Lugares ocupados, muy probablemente hasta que llegue la próxima “rehabilitación”. Porque esta denominada “Riviera de Atenas” está a punto de venderse a precio de saldo (en realidad regalada) en contra de todo espíritu ético, y violando la Constitución del país, en beneficio exclusivo de los rapaces de la “Treuhand” versión griega. Esta “Hiper-Caja” instaurada por los ocupantes germano-europeístas para hacerse con los bienes del país... amplio programa.

Nuestros sintecho, vista desde el mirador. Atenas-Sur, enero 2017

Nuestros sintecho... excepcionales han ocupado estos lugares. Atenas-Sur, enero 2017

Atenas-Sur al borde del mar... los pudientes. Enero 2017

El 2017 ha llegado de la misma manera que 2016 se fue, sin dejar un recuerdo suficientemente notable. La gasolinera del barrio ha reajustado sus precios, de acuerdo con las nuevas disposiciones, es decir, el aumento de las tasas sobre los carburantes a la venta al público; casi 12 céntimos más para el GPL y el gasoil (0,80€/L y 1,25€/L respectivamente), algo menos para la gasolina sin plomo (1,55€/L)

En el mismo estilo de pócima, el precio del café comprado o servido ha aumentado un 15% de media, el de los cigarrillos... 50 céntimos a 1 euro por cajetilla, y se inaugura una nueva tasa... sobre el cigarrillo electrónico. Para terminar, una tasa del 6% incrementa el conjunto de las facturas de telefonía e internet fijo. Feliz año, ¡vaya! Toda la prensa habla de ello. Tiempos que ¡no hay duda! son siempre nuevos

Por otra parte, el primero entre los Tsiprosaurios, con su sonrisa acósmica, también ha sido abucheado porque, para más INRI, algunas de las prestaciones de jubilación de las personas con discapacidades, van a ser recortadas hasta del 50% (prensa griega del 6 de enero). Sin citar el decreto publicado la víspera del día de Navidad y que ha pasado, inicialmente, desapercibido, el decreto ordena que el monto mínimo garantizado de las prestaciones por jubilación (establecido en 486€/mes) sea suprimido, abriendo la vía al gran sueño del orden liberal, es decir, transformar las jubilaciones en mini-subsidios (prensa griega del 3 de enero) ¡SYRIZA... la izquierda radical!.

Jubilado. Atenas, enero 2017

Animales adéspotas... cuidados. Atenas-Sur, enero 2017

Animales adéspotas... cuidados. Atenas-Sur, enero 2017

En el país en el que, a veces, algunos habitantes se ocupan y preocupan por los animales adéspotas (sin dueño), es de cajón no dar (o no querer dar) un céntimo más a un Estado que ocupa y que está ocupado. Según los datos del Ministerio de Hacienda, los impagos al fisco ascienden ya a 94,2 miles de millones de euros, de los que 12,6, han sido añadidos en 2016. Estos impagos conciernen a 4,3 millones de personas físicas (¡Grecia tiene una población de 10 millones!) y, por lo tanto, la otra mitad, será víctima, próximamente, de las pertinentes confiscaciones. (prensa griega del 3 de enero).

Y en lo que respecta al exterior, 2017, será el del “comienzo” de la gran remodelación geopolítica y/o del caos. La denominada “mundialización”, en otras palabras, la guerra de unos pocos contra (casi) todos, está alcanzando sus límites y, en cualquier caso, los del planeta. Alexis Tsipras, el más grande e incontestable ensuciador, Mitsokatis, al igual, desde su partido y clan germanótrofo Nueva Democracia, serán barridos, tarde o temprano, por los acontecimientos en cascada, y esperemos que por el pueblo.

La zona euro ya no existirá y esperamos (sin dejar de actuar por ello), poner fin, lo más rápidamente posible, a la mayor empresa criminal, desde hace un siglo en Europa, es decir, la denominada Unión Europea. Los Griegos, acaban así (y ya es tarde, en mi opinión, aunque más vale tarde que... muertos) por entender que el euro y la UE son empresas que finiquitan, además de ser dañinas e indignas. “La mayoría (el consenso) del euro, se está resquebrajando en estos mismos momentos, en Grecia”. Éste es el titular del nuevo mensual político griego “Punto cero - Recomenzar todo”. El mensual dice que según las últimas encuestas de opinión, los que más rechazan el euro y la UE, son los jóvenes entre 18 y 24 años.

“Al igual que Roma llevaba en si misma las causas de su propia caída, nuestro pueblo ha entendido, por fin, hasta qué punto esta “sucia” cautividad, producto de nuestra dependencia hacia los Alemanes así como de los Atlantistas, ha secuestrado nuestro país en este infierno del euro”, dice el editorial en este número de la revista. Grecia ¡Nuevos vientos!

“La mayoría del euro...”, mensual político “Punto cero”. Enero 2017

Nuestros... pescadores en paro. Atenas-Sur, enero 2017

Turistas en invierno. Atenas, enero 2017

Invierno griego... turistas vestidos con ropas muy calientes y pescadores de bajura en el paro. En Atenas, en estos momentos toca el frío bajo un clima geopolítico muy inestable. Las fiestas han finalizado y, visiblemente, la calle griega ya no actúa. Sin embargo, se siguen manipulando las mentalidades como nunca antes, desde que el sistema hibrícrata (hibricracia, el poder de la hibris) ha puesto sobre la mesa su (¿última?) carta, es decir SYRIZA y los del mismo o parecido saco.

Este mismo sistema que hizo que los outsiders de la pseudo Izquierda radical subieran del 4% en 2009 a acceder al poder, y este mismo sistema (medios de comunicación incluidos, entre 2011 y 2013) que consiguieron que los insignificantes (y manifiestamente) filonazis de Amanecer Dorado pasaran de 0,4% en 2009 a cerca del 10% en la actualidad. Así es como (con la complicidad de los demás partidos “políticos” pequeños, medianos y grandes) todo fue organizado para que ningún movimiento de cierta envergadura (dejando a un lado a las ovejas negras, los anti-sistema de los partidos) pudiera nacer y, sobre todo, pudiera amenazar las monoculturas políticas rematapueblos de los dominadores.

Tiempos, sin duda, de los Cíclopes. Mundialización, negación de los pueblos y de sus comunidades deliberativas, monstruosidad europeísta. A este respecto, y ya lo decía anteriormente Homero, Cornelius Castoriadis comentó lo siguiente: “En el relato sobre los Cíclopes - y permítanme repetirlo una vez más, los niños griegos, esto, lo han bebido en la leche de sus madres - se puede leer que los Cíclopes no tenían temistas; es decir, leyes, ni tampoco ‘agorai boulèphoroi’, es decir asambleas deliberativas. Estos conceptos se refieren a la definición de lo que constituye una comunidad humana: una comunidad humana tiene leyes, tiene asambleas deliberativas, en las que las cosas se discuten y se deciden. Una colectividad que carece de ello es una monstruosidad.” (Cornelius Castoriadis, “Lo que hace a Grecia, 1: De Homero a Heráclito”. 2004 (Fondo de Cultura Económica, 2006).

Noche ateniense. Enero 2017

A lo lejos la isla de Ágios Geórgios. Atenas-Sur, enero 2017

Escuela... en un museo. Atenas, enero 2017

Tiempos, sin duda, de los Cíclopes salvo que, con este tiempo, a veces claro, desde Atenas-Sur se puede distinguir a lo lejos la isla Ágios Geórgios, isla cubierta de eólicas supuestamente indispensables. Año nuevo, 6 de enero, Teofanía. El país real, bajo la nueva ola de frío y de nieve, que llega a continuación de la que hubo en los días de Navidad, se repliega todo lo que puede en sus espacios personales, como por ejemplo Joachim, el gato de Greek Crisis.

El gato de Greek crisis. Enero 2017

Calles de Pláka en pleno invierno. Atenas, enero 2017

A lo lejos, el Pireo y las montañas de Ática bajo la nieve. Enero 2017

Bajo la Acrópolis, las calles de Pláka, en pleno invierno y de noche, reflejan con más claridad la Historia que lo que reflejan los auspicios del verano griego. Paseamos bajo las luces tenues de una escuela-museo, imagen de un pasado restablecido. Y desde la llamada “Riviera de Atenas”, vemos, a lo lejos, el Pireo y las montañas de Ática bajo la nieve. Prácticamente todos estos días del tiempo festivo, lo he pasado enfrascado en mis libros, o en compañía de amigos que existen realmente contra viento y marea.

“La situación de Europa en estos momentos (...) ‘los Cíclopes no tienen temistas, ni ‘agorai boulèphoroi’, es decir asambleas deliberativas. Odisea 112-115. Son precisamente tiempos de Cíclopes. 4 de marzo de 1939”. (Cuaderno personal de Yórgos Seféris, premio Nobel de literatura en 1963).

Desesperado, mi amigo Th., periodista en paro desde hace más de tres años, cree que nunca más volverá a encontrar trabajo. “Todo se ha ido al traste. El grupo DOL (prensa, radios, televisiones) cierra la persiana esta semana. Casi un millar de periodistas vendrán a añadirse a los parados como yo. Es el fin... Mi mujer va a cerrar su consulta médica. Por falta de pacientes y porque las nuevas normativas fiscales no le permitirán continuar”. He compartido con mi amigo Th. las especialidades regionales que M., amiga del blog y amiga a secas, ha tenido la gentileza de enviarme desde Francia en un paquete postal, estas Navidades. Se lo agradezco en estas líneas, un nuevo año, Teofanía.

“El problema es también que nuestro amaestramiento nos ha dotado de hábitos y de reacciones políticas que se han vuelto absolutamente inútiles, luego, vanas en la actual crisis. Son todos esos hábitos los que tienen que cambiar, pero quién dispone del tiempo para el cambio cuando los acontecimientos tienen lugar a tanta velocidad. 3 de junio de 1940”. (Cuaderno personal de Yórgos Seféris).

Teofanía, ceremonia tradicional de la bendición de las aguas. Nuestros sintecho, así como nuestros animales adéspotas, desde los miradores, tienen, a veces, la vista más despejada. Noche tardía del 6 de enero, el tiempo gira hacia la nieve... hábitos y reacciones políticas.

Traducido por: JM Alegria

Atenas-Sur al borde del mar... Animal adéspota. Enero 2017




* Foto de portada: Nuestros sintecho, vista desde su mirador. Atenas-Sur, enero 2017

Aucun commentaire

Enregistrer un commentaire

L'équipe de "greek crisis" respecte toutes les opinions, mais se
réserve le droit de ne pas publier des commentaires offensifs...